Menu

Cambiar siempre trae beneficios

¿Estás convencido que cambiar trae beneficios?

Puede que no te hayas percatado de ello, puede que suceda y te cueste evaluar los beneficios, pero cambiar siempre trae una mejora significativa en la forma de vida de las personas: lo ayuda a fomentar el desapego en menor o mayor proporción, lo que a la larga se traduce en una gestión del cambio más amena.

Nos pasamos la vida huyéndole a muchas cosas pero lo cierto es, que uno de los detalles más importantes y difíciles de corregir es dejar de temerle al cambio. Si evalúan detalladamente a una persona, siempre le cuesta deshacerse de su oficina, de su celular de años, incluso cuando se sabe que se debe cambiar una relación aunque muchos no lo admitan se hace complicado porque el ser humano es un ser de costumbre y el apego no solo a lo material sino también a relaciones y situaciones del acontecer diario hacen que hablar del cambio siempre sea un gran problema.

Como dije, al principio siempre cuesta y como todo proceso en la vida que se desea implementar como rutina se debe comenzar a llevar a cabo de forma progresiva, realizar cambios pequeños en rutinas que desarrollamos a diario es un buen comienzo, por ejemplo: si estás acostumbrado a vestir con predominancia en un color favorito, de vez en cuando prueba usar otro color con el que no te sientas muy cómodo y de esa forma estarás comenzando un proceso de cambio. Comer alguna comida de tu preferencia preparada de otra forma también te ayudará, o tomar otra ruta al trabajo cuando consideres que el tiempo te lo permita, lo cierto es, que realizar pequeños cambios en cosas menos importantes nos enseñará y nos hará el trabajo más ameno para cuando se traten de cosas mas grandes e importantes. ¿Crees que suena fantasioso? te invito a ver a tu alrededor muchas personas diciendo que el empleo que tienen es un fastidio y malpagado pero siguen atados a éste, que la pareja que tienen no los llena del todo y que sueñan con alguien mejor pero te los consigues varios años luego y siguen con la misma persona, un ejemplo más material es, cuando alguien dice que computadora le genera problemas y no sale de la oficina del técnico pero cuando alguien les dice que se la quiere comprar dudan y les ven todos los beneficios, y así pudiera detallar infinidad de ejemplos que no son criticables solo son una realidad porque cuando se trata de cambiar y evitar el desapego siempre nos sentimos acorralados y presionados porque es fácil decirle a otro que cambie y hacerle sugerencias al respecto pero, cuando se trata de uno mismo es verdaderamente un reto.

Te invito a que te detengas a pensar y tabular los aspectos donde te sería más traumático realizar cambios y comiences a trabajar y a poner en práctica una rutina de gestión del cambio porque lo cierto es, que cuando no trabajamos en adaptación a ellos, la vida se encarga de obligarnos a tener que aceptarlos y es en ese momento cuando algunas personas por su resistencia a cambiar sufren crisis de las cuales les cuesta mucho salir y otros tardan años en aceptar su realidad del ahora.

Es importante valorar a las personas, a las cosas materiales y a las situaciones porque es parte de la vida, pero el apego en exceso siempre trae consecuencias y la peor es la perdida de tiempo porque, en ese transcurrir de tiempo que se tarde intentando aceptar lo ocurrido se pueden perder buenas oportunidades que vienen implícitas con cualquier cambio que se haga o que nos tengamos otra opción que realizar. Acepta el cambio, intenta cambiar porque éste llegará y en cualquier circunstancia a probar tu capacidad de adaptación; y al final comprobarás que los cambios por duros que sean siempre traen beneficios y cuando lo compruebas comenzarás a ver la vida y las situaciones desde una mejor perspectiva.

avatar
Ingeniero Químico, coach organizacional, profesor universitario, emprendedor, conferencista, deportista.

No comments

Deja un comentario