Menu

El éxito no tiene edad

Si la edad fuera una limitante…

Hasta hace algunos años para tener éxito había que  contar con alguna de estas características: una carrera universitaria, dinero por parte de tu familia, un empleo estable y garantizado, tener una familia con hijos, unos atributos personales y los más osados pensaban que un gran golpe de suerte para estar en lugar y momentos correctos de su historia. Posiblemente ello fuera cierto y funcionó por algunas décadas, y mientras muchos se convencían de que ese detalle nunca cambiaría habían otras personas cambiando más que la historia, la forma de conseguir éxito, y es lo que yo he considerado: el grupo de los valientes, que eran los que cambiaban y retaban los preceptos, porque mientras habían personas inmersas en sus miedos existían los Hugh Hefner, las Madonna, los Bill Gates, los Mandela, los Beateles, la Madre Teresa de Calcuta, los Bob Marley, los Walt Disney, los Menudo, y así pudiera nombrarte personas que se arriesgaron a cambiar el mundo pero que no pidieron que los demás lo hicieran sino que fueron ellos y con actos demostraron que podían hacerlo.

Cuando la gente estaba más convencida que todo seguiría normalito como estaba acostumbrado, fueron sorprendidos por la aparición del Internet y las telecomunicaciones aunado al enorme auge de las tecnologías, cambiaron radicalmente la forma de vida de los humanos, y escribo esto por una razón muy pragmática: el éxito llega al que está convencido que lo merece pero sobre todo al que se prepara para recibirlo. Tan radical fue el cambio, que ahora te puedes comunicar con cualquier persona en tiempo real no importa el lugar del planeta en el que esté, y esto trajo consigo una forma de trabajar diferente, más expedita más humana menos teórica y mas emprendedora, muchas cosas buenas pero también elevó la competencia, porque cualquier talento que exista en el pueblo mas remoto de la India, China, África o cualquier país solo con conexión a  Internet será conocido por el mundo.

Y lo que me lleva a escribir hoy este pequeño artículo es la actitud que tenían y tienen las personas que se determinan a cambiar el mundo, y más allá de detallar y definir las grandes virtudes que pueden tener, al igual que cualquier ser humano que lea este blog, ellos han podido mostrar todo su potencial cuando han bajado los niveles de miedo al mínimo, ese es el gran secreto según mi criterio, cuando conoces personas exitosas de esta era como John Maxwell, Tony Robbins, Steve Jobs, Robert Kiyosaki, Mark Zuckerberg, muchos de ellos corridos de la universidad porque no llenaban las expectativas de las mismas, y porque supuestamente no estaban calificados para triunfar en sus deseos de ser personas de bien, resulta que la historia les dio la razón, los corrieron y se fueron creyendo en si antes que los demás lo hicieran, trabajaron por sus proyectos, sin cesar, sin apoyo muchas veces, sin descanso pero con constancia, hasta conseguir lo que querían y ganarse un puesto en la historia del planeta Tierra. No le estoy diciendo a mis lectores que les fue fácil, rápido y placentero, solo cuento que según lo mucho que he leído al respecto de varios de ellos su convicción era tan fuerte que nada los detenía, nada los perturbaba y la humildad de no juzgar a quien no les creía sus “locuras” es lo que los hizo grandes, sin prejuicios y con una carga enorme siguieron adelante siempre.

Ahora viene aquello de que el éxito no tiene edad, como nuestra era es tan vertiginosa muchos creen que todo tiene resultados de forma rápida y que eso aplica para el éxito, no dudo que existan casos como el Justin Bieber que con un vídeo en youtube y bien asesorado a corta edad consiguió la fama que muchos anhelan (no estoy haciendo referencia a la calidad de su trabajo que particularmente me parece malo), o muchos creadores de productos de que hoy son de primera necesidad y que consiguieron su gran posición a elevadas edades en su afán de estar presentes en la vida de los seres humanos.

Lo que tienen en común todos estas personas son a mi criterio tres cosas: convicción de lo que querían, posicionar su actitud por encima del miedo y evidentemente mucha disposición a trabajar en condiciones adversas. ¿Por qué te cuento esto? porque existen muchos aterrados y tranquilos en su estado actual que son los que dicen: ¿para qué innovar? si así estamos bien, manténgase tranquilo en su vida repetida año a año durante 60 años, usted lo que quiere es figurar (que frase tan mediocre con mucha consideración por los que la emiten), porque es respetable que algunas personas deseen vivir en el anonimato, lo que no me parece plausible es que quieran que todos vivamos en él.

Ve por todo, porque si no vas por todo no te quejes, si el dinero no te alcanza no limites tus gastos, aumenta tus ingresos, son frases que parecen trilladas pero que poniéndolas en práctica te darás cuenta que la vida va más allá de nacer, crecer, estudiar, casarse, reproducirse, ir a trabajar, llegar a la vejez y morir, deja el miedo, ve por lo que te mereces, no creas que será fácil pero debemos dejarle claro al mundo que tenemos un propósito que cumplir y que nos merecemos nuestro puesto en la historia, porque si no estás haciendo que la vida de alguien sea mejor me tomaré el atrevimiento de decirte: no lo llames vida.

 

Las oportunidades siempre estarán presentes, deja de poner excusas y salga a trabajar duro, y si no creen en tu trabajo, no pelees solo sigue trabajando duro, lo que te sugiero es que dediques el 80% del tiempo y dedicación a eso te que te apasiona para que el éxito no tarde en llegar, aplica el principio del 80/20 y me cuentas de tus resultados.

avatar
Ingeniero Químico, coach organizacional, profesor universitario, emprendedor, conferencista, deportista.

No comments

Deja un comentario