Menu

La Felicidad de los Infelices

¿Te parece contradictorio el título? 

Seré breve en la explicación y además justificaré la redacción del presente artículo para todos mis seguidores.

¿Conoces a alguien que está de mal humor y con mala vibra todo el día todos los días?

De seguro que sí, y comenzaré diciendo que la vida es una constante búsqueda de la mejoría del bienestar personal y es loable querer ser mejor, más feliz y hasta más prospero, nadie debe valorar dicha búsqueda por parte de otra persona. Lo que me motiva a escribir hoy es que parece mentira que existiendo en la actualidad diversidad de opciones y facilidades para conseguir lo que deseamos hayan tantas personas incómodas por lo que logran otros en vez de dedicarse a conseguir sus cosas, comencemos por allí: eso les haría más felices. Sería una incoherencia valorar sus actitudes en ciertas circunstancias por lo que solo me tomaré el tiempo con mucho cariño para darles algunas sugerencias que no son las únicas ni las mejores pero que me han servido para ir enfocando cada detalle en pro de conseguir mi propia prosperidad mientras se es feliz porque hay que destacar que la felicidad y el éxito no son un destino sino un camino, al menos en mi criterio.

Por muchos años transité en la vida buscando aprobación de otros, tratando de conseguir cosas para que la valoración de otros no me afectara, si alguien no lo ha hecho lo felicito porque todos en algún momento hemos sucumbido ante tan miserable actitud. Luego que comencé a estudiar otras cosas no tan cuadradas y obtusas como las de costumbre, entrando en el mundo del coaching y juntándome con personas que emprendían haciendo lo que les gusta, fue que conseguí entender a las personas que son felices y también a las que no lo son.

De corazón no critico a los amargados, porque reitero que muchos hemos pasado por allí, mi concejo es, que se tomen el tiempo que consideren necesario para evaluar su andar en la vida, ésta es demasiado corta para entregársela a una pareja con la que no se es feliz, muy corta para vividla entregados a un empleo que no los llena, que no disfrutan y que usan para pisotear a otros, muy corta como para desgastarla estudiando algo que no les apasione, es extremadamente bella como para obtener un título que solo le garantice un pequeño aumento de salario o de escalafón que no les genera más amigos y rentabilidad, la vida es extremadamente corta como para no reír, bailar, ver tele, comer dulce, dormir desnudo, hacer deporte, o como para no hacerle el amor a tu pareja hasta quedar exhaustos, entres otras banalidades de la felicidad pero si soy mas áspero, la vida es demasiado vida como para no romper reglas, para ser normal por temor al que dirán, por eso mi recomendación para los infelices que no han encontrado la forma de ver lo bella de sus vidas y que solo ven lo grande de las demás es, que se dediquen desde ahora a ser felices sin importar nada, ese día que se dediquen a hacer algo que los motive a no dormir, a no descansar hasta lograrlo, a sacrificar noches, fiestas, amigos para hacer lo que te apasiona, encontrarán un propósito de vida que te permitirá hacer que la de otros pase desapercibida para ti, dado que estás tan ocupado siendo feliz que lo demás no importa.

Se que suena utópico o cursi y lo entiendo, porque si no estás enfocado esa será tu sensación, créeme que por inadecuado que te suene no lo comento para la valoración de nadie, lo comento para motivar a las personas a que con el resto de vida que les queda traten de ser felices, para ello no se necesita dinero, títulos, apellidos, cargos, belleza, solo tomar la decisión y tener el apresto genital necesario de decidir cambiar para hacer eso que te sacará una sonrisa que no cuesta nada y vale tanto para emprender el bonito viaje que se llama felicidad y éxito y que como dije al comienzo, no es una meta sino un camino.

Te sugiero que mires a tu alrededor luego de mirar dentro de ti mismo, ten presente que la prosperidad no es una cosa, es un conglomerado de cosas, hay que tener dinero pero no olvidar de donde venimos, hay que tener títulos y seguir saludando al vigilante y a la señora de la limpieza, hay que dedicarse a tonificar nuestro cuerpo sin creer que saludaremos solo a los esbeltos, de nada sirve tener un montón de cosas sin fortalecer el ser y el carácter, porque recuerda que la primera impresión que se tiene para valorar a alguien que es verdaderamente próspero es la sonrisa y la humildad; no me crees, mira en tu espejo…

 

 

avatar
Ingeniero Químico, coach organizacional, profesor universitario, emprendedor, conferencista, deportista.

No comments

Deja un comentario