Menu

La Humildad te permite crecer y triunfar con menos esfuerzo

¿Conocen a alguien que a pesar de su talento, su fortuna o su experiencia académica sigue siendo muy humilde?

La verdad es que, es un tema que genera mucha controversia porque todos en algún momento de nuestras vidas solemos ser victimas de la carencia de humildad, sin embargo a medida que vamos madurando y aprendiendo de la vida comprendemos que perder la humildad o vivir carentes de ella es una de las razones por la cual perdemos muchas cosas, incluso amistades.

Existen personas que logran conseguir grandes propósitos para su crecimiento personal pero a medida que van logrando metas van eliminado la capacidad de tomar dichos triunfos con la humildad que el caso amerita, y es allí donde se desconectan de su entorno y la prepotencia marca la pauta. Logros de personas que no están preparados para manejar el éxito con humildad o logros enormes y prematuros en personas con personalidad poco entrenada, hacen que el éxito se convierta en un arma que va contra de ellos mismos, empresarios que olvidan quien los ayudó cuando comenzaron su emporio, empleados que olvidan quienes eran cuando comenzaron su carrera en la empresa, empleados públicos que consiguen escalar por méritos propios y cuando tienen cargos de relevancia los usan para humillar e impulsar el desprecio por sus subalternos, deportistas que cuando consiguen fama y dinero ya no prestan atención a sus fans, entre otros muchos casos, son ejemplos con los que nos topamos a diario y muchas veces sin percatar o percibir los cambios que suelen mostrar los que sufren el crecimiento del ego con el posicionamiento de éxito.

Es por ello que siempre digo: “el prepotente triunfa un día, dos y hasta varios, pero el humilde triunfa toda la vida”. Hay personas que se desconectan de la realidad cuando crecen en cualquier área personal o profesional, olvidando que la vida y DIOS por teológico que suene se encargan de poner todo en su lugar, el karma es una realidad tan real, que en la mayoría de los casos, la falta de humildad hace que las personas se encuentren con situaciones en las que suelen preguntarse: ¿por qué les pasa esto o aquello?, la respuesta es simple: porque olvidaste que por cada escalón de éxito que subes, debes escalar dos de humildad.

Parece retórico pero, es común ver personas que cuando estaban construyendo su éxito saludaban, ayudaban y hasta compartían con las personas de su entorno y cuando llegan a donde querían llegar, se desconectan y pierden la coherencia del éxito con la modestia. Por eso muchos escritores coinciden que llegar al éxito es fácil, lo complicado es manejarlo con la pericia y humildad suficiente para sacarle el máximo provecho sin dañar y los mas complicado: mantenerse allí para seguir creciendo.

Para finalizar les sugiero que a pesar de las cosas que consigan manténgase humildes, porque como dicen por allí: el mundo es muy pequeño y da una vuelta diariamente, no sabemos si en una de esas vueltas necesitamos de alguien que menospreciamos por falta de humildad.

 

Ayuden a quien puedan, asesoren a su entorno, hagan las cosas sin esperar nada a cambio, orienten sin ego, en fin , no pasen por la vida de las personas sin dejar une huella, recuerden que la ¡mejor forma de evaluar el legado de alguien es, cuando está enfermo y cuando muere, que contamos las personas que nos acompañan, al menos es mi opinión al respecto.

avatar
Ingeniero Químico, coach organizacional, profesor universitario, emprendedor, conferencista, deportista.

No comments

Deja un comentario