Menu

Mobbing, la peste laboral del presente

¿Conoces a alguien que ha sido acosado laboralmente? Mas triste es que conozcas a alguien que práctica el acoso laboral en la actualidad.

“Situación en la que una persona ejerce una violencia psicológica extrema, de forma sistemática y recurrente y durante un tiempo prolongado sobre otra persona o personas en el lugar de trabajo con la finalidad de destruir las redes de comunicación de la víctima o víctimas, destruir su reputación, perturbar el ejercicio de sus labores y lograr que finalmente esa persona o personas acaben abandonando el lugar de trabajo”. La presente definición del profesor de alemán, Heinz Leymann  doctor en Psicología del Trabajo y profesor de la Universidad de Estocolmo,fue la primera que se dio de dicho término durante un Congreso sobre Higiene y Seguridad en el Trabajo en el año 1990.

Parece curioso que en la actualidad se siga viendo este tipo de conductas en personas que pertenecen a diversas organizaciones laborales, y cuando digo que parece mentira es porque hoy en día es tan fácil acceder a conocimientos y se supone que las implicaciones legales en cualquier país respecto a este tema son más severas; a pesar de ello se sigue viendo que algunas personas siguen practicando tan miserables actitudes y otras siguen permitiendo ser víctimas de ello.

La primera sugerencia que  hago a todos los gerentes y encargados de dirigir empresas es, que constantemente contraten servicios de personas y empresas que puedan hacer evaluaciones al respecto, porque en mi criterio el mobbing puede generar consecuencias graves para las metas de la organización al permitir ciertos abusos, y esto básicamente sucede por dos razones: la pérdida de personal valioso al no soportar el acoso o el descuido del trabajo por parte del acosador que puede ser buen profesional pero por estar pendiente de molestar al acosado y seguir incomodándolo descuida sus actividades. El acoso laboral es un fenómeno del que nadie puede estar a salvo. Puede aparecer en cualquier nivel jerárquico y afectar tanto a hombres como mujeres. Según los expertos en el área existen tres tipos de mobbing:

Mobbing ascendente: Este tipo de mobbing es el que ejercen uno o varios subordinados sobre aquella persona que ostenta un rango jerárquico superior en la organización.

Mobbing horizontal : En este tipo de mobbing un grupo de trabajadores se constituye como un individuo y actúa como un bloque con el fin de conseguir un único objetivo. En este supuesto un trabajador/a se ve acosado/a por un compañero con el mismo nivel jerárquico, aunque es posible que si bien no oficialmente, tenga una posición “de facto” superior.

Mobbing descendente: Suele ser la situación más habitual. La persona que ejerce el poder lo hace a través de desprecios, falsas acusaciones e incluso insultos que pretende minar el ámbito psicológico del trabajador acosado para destacar frente a sus subordinados, para mantener su posición en la jerarquía laboral o simplemente se trata de una estrategia empresarial cuyo objetivo es deshacerse de una persona forzando el abandono “voluntario” de una persona determinada sin proceder a su despido legal, ya que sin motivo acarrearía un costo económico para la empresa.

El acoso hacia una persona se manifiesta de diversas maneras:

  1. Manipulación de la comunicación: no informando a la persona sobre su trabajo, no dirigiéndole la palabra, no haciéndole caso, amenazándole, criticándole tanto con relación a temas laborales como de su vida privada.
  2. Manipulación de la reputación:comentarios injuriosos, ridiculizándole o burlándose de él/ella, propagando comentarios negativos acerca de su persona o la formulación repetida de críticas en su contra.
  3. Manipulación del trabajo:proporcionándole trabajos en exceso, monótonos, repetitivos, o bien, sin ninguna utilidad, así como trabajos que están por encima o por debajo de su nivel de cualificación.

 

Lo más delicado de esta situación es que se sigue practicando en muchas organizaciones, sin embargo puedo concluir que hay dos factores principales para que esto ocurra: el primero es que siempre existen personas que se sienten amenazadas por miembros del equipo, su proyección dentro de la organización y al no soportar dicho crecimiento aunado a un evidente problema de autoestima optan por poner en practica una detestable actitud que puede generar sensaciones de triunfo para el momento pero a la larga siempre el acosador termina siendo siendo víctima de un efecto boomerang porque llega el momento en que la situación se vuelve insoportable para todos los miembros del equipo, segundo porque la persona que es víctima de ello permite que esto avance haciendo que su capacidad personal y profesional sea puesta en duda por los acosadores. Es vital tener cuidado con estos problemas laborales que terminan afectando en primera plana al acosado y si se desencadena un evento mayor, la organización afecta su normal desenvolvimiento.

Casi siempre el acosador tiende a ser un manipulador y profesional mediocre que se encarga de poner al grupo en contra de la victima porque su cobardía no le permite ser lo suficientemente humano como para hacer sugerencias personales, y la víctima normalmente en su afán de no causar problemas por temor a la gerencia permite situaciones que suelen salirse de control y que cuando quiere pararlas suele ser tarde. El acosador normalmente se siente incomodado profesional o personalmente por el acosado y es por ello que comienza su escalada de agresión, en vista de no poder competir sanamente contra éste por gozar del afecto de los compañeros de trabajo o de tener la iniciativa que él nunca ha mostrado.

Definitivamente el mobbing es en mi criterio es la plaga laboral de la actualidad, la indiferencia jurídica en muchos países permite que se siga observando el acoso laboral en distintos niveles empresariales y organizacionales. Debemos hacer campañas en las que se den a conocer sus causas, efectos y posibles sugerencias para minimizarla, de modo que si no elimina al menos se controle esta actitud como la he denominado “miserable” llevada a cabo casi siempre por personas con tan poca autoestima y mínima persistencia profesional que su única opción es atacar en base al acoso y la calumnia, en vez de optar por la competencia laboral y profesional sana.

Lo peor del mobbing es que no discrimina en el acosador por tener un patrón establecido: se ha visto desde empleados de menor nivel hasta gerentes y jefes con excesiva preparación académica y profesional, no discrimina en sexo, religión, profesión, porque es una conducta que está mas relacionada con celo profesional y personal que con otro detalle, lo mismo para la víctima que casi siempre termina siendo un poco de competencia para el acosador, razón por la cual en la mayoría de los casos comienza el acoso.

Para este articulo tome datos de distintas paginas como www.universia.es, www.gestiopolis.com, https://books.google.co.ve y como es el deber hago mención de ellas para proteger derechos de autores que han realizado investigaciones al respecto.

 

avatar
Ingeniero Químico, coach organizacional, profesor universitario, emprendedor, conferencista, deportista.

No comments

Deja un comentario